Las 4 situaciones más incómodas para tener la regla en el trabajo

Sabemos que no todas las reglas son iguales. Muchas mujeres apenas notan cambios durante los días de menstruación, pero muchas otras lo ven como un calvario debido a cambios de humor, sangrados abundantes, dolores en el vientre…

¿Eres de las que cuando estás con la regla solo te apetece sofá y manta? ¿Te pones de los nervios? Te comprendemos totalmente. Pero aunque algunos países como Italia o algunas empresas privadas ya han implementado permisos regulados para mujeres con reglas dolorosas, es bastante probable que a ti te toque ir a trabajar, te sientas como te sientas.

Y si estás en el grupo de #MujeresQueLoPasanFatalConLaRegla es probable que hayas tenido que vivir alguna de estas incómodas y surrealistas situaciones en tu vida:

1. La mancha delatora… Estás con la regla y te la ha liado parda… Tus pantalones te delatan con esa terrorífica mancha que vas a tener que aguantar todo el día hasta la hora de la salida. Procuras no levantarte de tu puesto y cubrirte las espaldas para protegerte de las miradas incriminatorias…. ¡¡¡Horror!!!

Situaciones de la mujer teniendo la regla en el trabajo

2. El jefe indiscreto… Parece que a algunos hombres todavía les cuesta entender que las mujeres hablemos de la regla con naturalidad. Sus caras de ¡¡¡OMG!!! cuando les dices que te marchas a casa porque te encuentras mal con la regla son todo un poema. Y su forma de gestionarlo, en ocasiones… Recordamos la historia de una chica que padecía dismenorrea y tenía un permiso médico para no acudir al trabajo por los fuertes dolores que padecía. Llamó por teléfono para notificárselo a su jefe y éste puso en la pizarra que tenían los empleados para fichar: “Fulanita no ha venido porque le duele mucho la regla”.

3. La reunión inoportuna… Para muchas mujeres, especialmente las que padecen reglas abundantes, embarcarse en largas reuniones o actividades de trabajo en grupo supone un estrés añadido. Tener que interrumpir una dinámica porque necesitas urgentemente ir a cambiarte, hace que muchas mujeres se sientan avergonzadas, y opten por buscar excusas como que tienen que hacer una llamada importante. Muchas mujeres deciden usar las píldoras anticonceptivas que permiten tener menos reglas al año, y de esta forma aumentan su comodidad en su vida cotidiana y también en el trabajo.

 

4. La regla sorpresa… Hasta a las más previsoras que utilizan apps móviles para controlar sus ciclos les ha pasado alguna vez. Te coge la regla por sorpresa y en el trabajo ¡¡¡NOOOOOOO!!! Además el tampax de emergencia que tenías en el bolso lo usaste en el último ciclo y se te olvidó reponerlo ¡¡¡NOOOOOOO!!! Le preguntas a tu compañera más cercana si no tendrá ella un tampón o una compresa que pueda darte y te niega con la cabeza ¡¡¡NOOOOOO!!! Así que te toca pedirle a tu jefe/a que te deje salir, ponerte a buscar como loca una farmacia o supermercado próximo y volver corriendo al trabajo para evitar el drama de #LaManchaDelatora