Cuándo visitar a tu médico

CABECERA-CUANDO

Que no te dé apuro ni vergüenza ni pereza ni nada. Tu médico sabe mucho de anticoncepción  y está siempre ahí dispuesto a ayudarte.
¡A qué esperas para pedir una cita!

Ni que decir tiene que la elección de un método anticonceptivo es tuya o, si tienes y quieres, consensuada con tu pareja. No obstante, consultar con tu médico puede ayudarte a tomar esta decisión, proporcionándote una información de lo más objetiva.

Piénsalo, es la mejor manera de que una fuente fiable y experta te asesore para elegir el método que más se adapte a tus necesidades.

Estos son los factores clave que podrías comentar con tu médico:

  • Tu estado general de salud. Puede que te sorprenda, pero todos los métodos anticonceptivos tienen alguna contraindicación médica que los hace no recomendables para algunas mujeres. Por ejemplo, si tienes alergia al látex no puedes utilizar la mayoría de preservativos.
  • En cuanto a los métodos hormonales, tus antecedentes médicos también pueden ser importantes (por ejemplo, si tienes algún tipo de trastorno cardiovascular o presentas intolerancia a los estrógenos). Pero, al mismo tiempo, estos métodos hormonales pueden resultar eficaces no solo para evitar un embarazo no deseado, sino para mejorar otros problemas de salud, como el acné o problemas con la menstruación.
  • La frecuencia con la que mantienes relaciones sexuales. Si mantienes solo relaciones esporádicas, la mejor elección seguramente sea un método de barrera (como el preservativo) que te brinde esa protección ocasional. Si, en cambio, mantienes relaciones muy a menudo, lo normal es que te interese un método que te aporte protección permanente, como los anticonceptivos hormonales o el DIU.
  • Si no tienes pareja estable, o tienes más de una pareja sexual, el preservativo te protegerá frente a infecciones de transmisión sexual.

shutterstock_181674332

  • También puede ser un factor importante si tienes hijos o deseas tenerlos más adelante, ya que esto puede ser determinante a la hora de elegir un método anticonceptivo. Por ejemplo, si deseas tener hijos en el futuro, los métodos deben ser siempre reversibles.
  • Otro factor importante, que puedes comentar con tu médico, es tu estilo de vida. Ahora existen nuevas opciones de píldora anticonceptiva que te dan la posibilidad de reducir considerablemente el número de menstruaciones al año, adaptando así tus ciclos menstruales a tu ritmo de vida. Además, tener menos menstruaciones, más cortas y menos abundantes puede mejorar tu calidad de vida.

Por si has decidido ir a consultar con tu médico, hemos preparado la siguiente batería de preguntas que podrías hacerle. Creemos que te ayudarán a ir con la cabeza más organizada y sabiendo mejor lo que necesitas:

  • ¿Qué método es más eficaz?

    Si, en tu caso, un embarazo no planificado fuera un problema importante, deberás buscar el método que te ofrezca una fiabilidad mayor y que, al mismo tiempo, sea lo suficientemente sencillo de utilizar como para que no se produzcan fallos.
  • ¿Qué contraindicaciones presentan?

    Es posible que hayas oído, en ocasiones, por ejemplo, que la píldora produce cáncer o da lugar a problemas de fertilidad.

Esto, como otras muchas cosas, no es cierto. Por ello, es importante que preguntes a tu médico por los efectos secundarios que puede tener cada método anticonceptivo, para estar más informada y escapar de mitos que pueden confundirte.

  • ¿Qué métodos anticonceptivos me ayudan a prevenir infecciones de transmisión sexual?

    El preservativo es el único medio eficaz para evitar el contagio de infecciones de transmisión sexual. Los preservativos de látex, cuando se usan de manera correcta y constante, son altamente eficaces para prevenir la transmisión del VIH, el virus que causa el SIDA, además de otras infecciones de transmisión sexual, incluidas las que se transmiten por las secreciones genitales. El uso de condones puede disminuir el riesgo de infección por el virus del papiloma humano (VPH) y las enfermedades asociadas a él, como el cáncer de cuello uterino. Puedes preguntarle a tu médico las ventajas y desventajas de este método.
  • ¿Qué efectos secundarios pueden tener los anticonceptivos hormonales?

    Es importante que tu médico te explique los posibles efectos adversos y contraindicaciones de estos anticonceptivos.
  • ¿Los tratamientos hormonales pueden afectar a mi fertilidad en el futuro?

    Tu médico puede explicarte que los métodos hormonales son reversibles y no afectan a la fertilidad en el futuro.
  • Si tomo la píldora, ¿tengo que hacer descansos?

    En las píldoras actuales no es necesario hacer descanso. No obstante, tu médico te indicará la forma correcta de tomar tu píldora.
  • ¿Qué hago si se rompe el preservativo o se desliza?

    Si pasa esto, la eficacia del preservativo disminuye, por lo que sería necesario tomar otras medidas anticonceptivas, como, por ejemplo la píldora del día después. ¡Pero no olvides que esta píldora solo debe usarse en caso de emergencia!
  • ¿Qué debo hacer si estoy tomando la píldora y se me olvida tomarme una?

    Cuando se produce un desajuste de la toma de la píldora, es muy importante tener en cuenta el tiempo que ha pasado desde la hora habitual, diferenciando así si es un retraso (menos de 12 horas) u olvido (más de 12 horas). En las píldoras con una pauta de 24 comprimidos activos y 4 de placebo, se considera olvido a partir de las 24 horas desde la hora habitual de la toma por lo que amplían el periodo del posible olvido sin restar eficacia. Tu médico te explicará que, si se te ha olvidado una toma, debes continuar con el resto de dosis, pero puede ser necesario tomar otras medidas a la hora de tener relaciones sexuales, como, por ejemplo, utilizar preservativos.