¿Cuándo es necesario visitar al ginecólogo?

Visitar al ginecólogo es un momento difícil para muchas mujeres, aunque es el médico especialista en salud sexual y reproductiva de las mujeres y un especialista imprescindible para muchos procesos de la vida de la mujer, la vergüenza, el miedo y el desconocimiento hacen que muchas veces, no acudamos siempre que es necesario. Pero ¿cuándo es necesario visitar al ginecólogo? Te contamos las claves para que no descuides tu salud sexual en ningún momento.

Miedo al ginecólogo

Algunas mujeres tienen miedo a visitar al ginecólogo por muchas razones: Verse expuestas, el temor a recibir malas noticias o simplemente los tabúes que han acompañado durante siglos a la desnudez y a la sexualidad femenina, no ayudan. Es importante entender la figura del ginecólogo como la de cualquier otro médico. Ve casos como el tuyo a diario y está ahí para ayudarte y atenderte, no para juzgarte o reprenderte. Pero una vez que hemos entendido que las visitas al ginécologo son necesarias para mantener una buena salud sexual y reproductiva, también hay que aprender a reconocer las señales a las que deberías estar atenta para saber si deberías visitar al ginecólogo o no.

 

¿Cuándo es necesario visitar al ginecólogo?

No hay una edad concreta para visitar al ginecólogo por primera vez. Hay muchos motivos por los que podemos acudir a su consulta: la llegada de la menarquia o primera menstruación, cuando empezamos a mantener relaciones sexuales o cuando detectamos alguna señal o síntoma desconocido en nuestros genitales o alteraciones en nuestro flujo vaginal.

También es frecuente ir a la consulta del ginecólogo al ser remitida por tu médico de cabecera u otro especialista y desde luego es recomendable ir a visitarlo cuando hemos iniciado una vida sexualmente activa. A partir de ese momento, se recomienda acudir a la consulta una vez al año para llevar a cabo una revisión. Aunque, mantengas relaciones sexuales o no, cualquier alteración o irregularidad de tu ciclo menstrual, es mejor consultarla directamente con tu médico. Otro de los motivos por el que muchas mujeres acude al ginecólogo es para resolver dudas sobre fertilidad, ovulación, ciclo menstrual y otros detalles del funcionamiento de su cuerpo; para informarse acerca de tratamientos de anticoncepción oral que les hagan la vida más fácil y segura o para aprender a prevenir Infecciones  de Transmisión Sexual y embarazos no deseados.

 

Situaciones de emergencia

Hay algunas señales que pueden indicarnos que algo va mal y es necesario ir a visitar a tu ginecólogo. Una de ellas son los sangrados fuera de tu período menstrual, que pueden indicar problemas en el útero o infecciones. También el dolor menstrual excesivo o las molestias como ardor, dolor, picor o flujo vaginal con color u olor diferente al habitual, pueden ser síntoma de problemas graves. La única forma de diagnosticar y tratar estos problemas es a través de las pruebas que te realice tu ginecólogo, por lo que es mejor ser cauta y acudir a consulta tan pronto como detectes algún cambio no habitual en tu cuerpo, al fin y al cabo, es tu salud sexual la que está en juego.

Así que, si tienes dudas sobre tu ciclo menstrual, sobre tu salud sexual o si sencillamente estás pensando en que podrías necesitar tomar algún tratamiento anticonceptivo, lo mejor es que lo consultes con tu ginecólogo. Seguro que te despeja todas las dudas y sales de su consulta mucho más tranquila, ¡no te cortes!