¿Cómo hacer que tu menstruación sea menos dolorosa?

Los síntomas que acompañan a la menstruación acompañan a las mujeres durante la mayor parte de su vida.


¡Pero nada de resignarse a sufrirlos mes tras mes! Existen estrategias para que las molestias se vean reducidas al mínimo, por eso vamos a  contarte algunos consejos para que tu menstruación sea menos dolorosa.

 

¿Por qué es la menstruación dolorosa?

El dolor menstrual o dismenorrea suele extenderse por la zona baja del vientre. En ocasiones extendiéndose incluso hacia la zona lumbar. Se trata de un dolor leve o moderado, llegando a causar calambres agudos.

 

Puede durar entre uno y tres días y en algunos casos puede interferir en tu vida cotidiana. Hacerte tumbar en el sofá con una caja de analgésicos durante el resto del día. Cuando las menstruaciones son demasiado dolorosas, suele deberse a las contracciones uterinas. Estas contracciones están provocadas por una secreción de prostaglandina mayor de lo habitual por parte del útero. Esto hace que aumenten y sean más dolorosas.

 

Para combatirlo, lo mejor es tomar algún medicamento analgésico que a su vez tenga efecto antiinflamatorio. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, son más efectivos que el paracetamol para tratar los dolores menstruales. Es recomendable adelantarse al dolor y empezar a tomar el analgésico cada seis horas. En cuanto notes las primeras molestias.

 

La sensación de hinchazón también es muy frecuente durante la menstruación y suele acompañar a la dismenorrea. ¿A ti tampoco te cierran los pantalones ni el sujetador durante esos días? Tranquila, es normal. La bajada de estrógenos hace a tu cuerpo retener líquido con más facilidad de lo habitual. Los pechos se hinchan y se vuelven hipersensibles, causando molestias y reduciendo tus movimientos. Para que tu cuerpo elimine el exceso de líquidos, puedes echar un cable a tus riñones tomando alimentos altos en potasio. También evitando el sodio y el alcohol. Reduce los alimentos muy salados y la comida basura, y añade plátanos, pollo, espinacas o pescado fresco y notarás una gran mejoría, incluso en los calambres. No olvides que somos lo que comemos.

 

Otras molestias, todas con solución.

Pero a parte del dolor menstrual y la hinchazón, muchas mujeres sufren migrañas asociadas a la menstruación. Esto es debido a las fluctuaciones hormonales que sufrimos durante estos días. Además, las variaciones en los niveles de estrógenos y progesterona durante la regla pueden provocar episodios de mal humor o tristeza, ya que afectan a tu química cerebral. Puedes combatirlos con remedios caseros tan efectivos como hacer algo de ejercicio suave para producir endorfinas, que te ayudarán a equilibrar tu humor y a sentirte mejor. Estas hormonas alivian el dolor de forma natural, y el movimiento regular ayuda a combatir la fatiga y la inflamación en todo el cuerpo. ¡No te quedes parada!

 

Otra molestia muy frecuente durante la menstruación es la sensación de falta de energía y fatiga generalizada. Controlar la cafeína y el azúcar durante la menstruación es importante para no acentuar los problemas hormonales. No te fíes del famoso efecto “chute” que generan, puesto que tiene efecto rebote y terminarás más cansada. Tu cuerpo está trabajando muy duro, aunque no se note a simple vista. Así que modera la cafeína y proporciónale un extra de sueño, sobre todo los primeros días.

 

Las vitaminas también son buenas aliadas. Te aportarán vitalidad y energía. Aumenta el consumo de frutas y verduras y, si te resulta necesario, puedes recurrir a suplementos vitamínicos. Eso sí, siempre bajo la supervisión de tu médico de familia o ginecólogo. Además, algunas plantas con propiedades antifatiga te ayudarán a combatir el cansancio y a regular el sueño. Por ejemplo el ginseng siberiano.

 

Pero si las molestias que te produce tu menstruación te impiden seguir con tu rutina, consulta con tu ginecólogo, puede que haya posibilidad de tomar algún anticonceptivo oral. Algunas píldoras anticonceptivas pueden ayudarte a mejorar tus síntomas, ya que favorecen un sangrado menstrual más ligero. Además, en casos de desequilibrios hormonales, pueden ayudar a regular el ciclo menstrual y a combatir las molestias que ocasiona la regla. Acude a tu especialista para que te ayude a elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Y tú, ¿todavía no sabes cómo hacer tu menstruación más llevadera?