Cómo adaptarla a tu vida

CABECERA-COMO

Al igual que en el sexo buscas complicidad, diversión o amor, en un método anticonceptivo deberías buscar tranquilidad, seguridad y que se adapte a ti

Hay métodos hormonales, como la píldora, que no solo cumplen su misión de evitar que te quedes embarazada, sino que van mucho más allá, proporcionándote una serie de beneficios que te ayudan a mejorar tu ritmo y calidad de vida. Como estos:

Protección anticonceptiva muy eficaz:

  • Su eficacia, bien utilizada, es de un 99,8 %.

Mejora los trastornos del ciclo menstrual:

  • Regula y disminuye el dolor de la regla, y produce una menstruación más corta. Además, reduce otros síntomas relacionados con la menstruación, como las cefaleas o los cambios de humor. También reduce el dolor que puede producirse los días de la ovulación.
  • Los síntomas de lo que conocemos como síndrome premenstrual pueden verse disminuidos con el uso de la píldora. Estos síntomas incluyen los físicos, como dolor abdominal, tensión mamaria, dolor muscular, y el cambio en el estado emocional.

Su uso conlleva otros beneficios:

shutterstock_385516366

  • Tiene un efecto beneficioso sobre la piel y el cabello.
  • Protege frente a la enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Previene la patología benigna de mama (mastopatía quística).
  • Proporciona una protección frente al cáncer, en especial frente al cáncer de endometrio y de ovario, que va aumentando con los años de utilización, y permanece incluso después de 10-15 años de haber dejado el método.
  • Protege frente a los quistes ováricos.

 

 

Sabías que….

El 81 % de las mujeres confirma haber experimentado dolores menstruales en algún momento de su vida.

¿Qué podemos contarte de la importancia del sexo en nuestras vidas que no sepas ya? La sexualidad es una característica humana del desarrollo vital, que cada cual vive de manera particular y que se ve afectada por variables culturales, sociales y personales. El sexo nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos y en cada etapa de la vida se vive y expresa de distinta manera.

Para poder vivir tu sexualidad plenamente, puede venirte bien saber un poco más acerca tus “derechos sexuales”. Puedes comprobar por ti misma si todos ellos se cumplen:

lasexualidadesnatural2

  • Derecho a la libertad sexual. Tienes derecho a expresar libremente tu sexualidad, siempre y cuando no se coarte la libertad de otros, es decir, que no exista explotación o abuso sexuales.
  • Derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexuales de tu cuerpo, es decir, poder tomar tus propias decisiones dentro de tu vida sexual.
  • Derecho a la privacidad sexual, o lo que es lo mismo, a tomar tus propias decisiones en tu intimidad.
  • Derecho a la equidad sexual: todos somos iguales, independientemente de sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o limitación física o emocional.
  • Derecho al placer sexual.
  • Derecho a la expresión sexual emocional, o expresar libremente tu sexualidad.
  • Derecho a la libre asociación sexual. Tienes derecho a establecer cualquier relación sexual responsable, ya sea matrimonio u otros tipos de relaciones.
  • Derecho a la toma de decisiones reproductivas libres y responsables. Tienes derecho a decidir si quieres tener hijos, y cómo y cuándo tenerlos, así como elegir el método de regulación de la fecundidad que más apropiado sea para ti.
  • Derecho a la información basada en el conocimiento científico y a la educación sexual integral.
  • Derecho a la atención de la salud sexual y a tener una sexualidad saludable. Tienes derecho a tener a tu disposición todas las herramientas necesarias para la prevención y tratamiento de todos los problemas, preocupaciones o trastornos sexuales que puedan surgir a lo largo de toda tu vida.

Unas relaciones sexuales satisfactorias, vividas sana y positivamente, son unos de los hábitos más saludables que podemos mantener y que más contribuyen a nuestra calidad de vida. Como hemos visto, una sexualidad vivida plenamente implica aspectos como la comunicación, el placer, la afectividad, la expresión de las emociones, los deseos y la reproducción.

Pero no todo es bonito y placentero. Las relaciones sexuales también pueden ser el origen de dos situaciones de riesgo: las infecciones de transmisión sexual y el embarazo no deseado.

La libertad de elegir el método anticonceptivo más adecuado frente a ambas situaciones:

aprendiendoidiomas2

  • Nos permitirá adoptar una conducta sexual consciente y responsable, en un contexto libre de presiones, discriminaciones y violencia.
  • Nos otorga autonomía y libertad personal para tomar decisiones en las relaciones sexuales basadas en el autocuidado.
  • Da lugar a relaciones igualitarias entre el hombre y la mujer, asentadas en el respeto y en la consideración de los criterios y deseos del otro.

Por último, a modo de recordatorio, te dejamos una serie de consejos que debes seguir para garantizar una anticoncepción fiable y segura. ¡Tenlos siempre en cuenta! 

  • Elige el método anticonceptivo con el que te sientas más cómoda. Es tu elección. No te dejes influir por nadie que no sea tu médico. Quien se puede quedar embarazada eres tú y, por tanto, debes sentirte cómoda y segura con tu anticonceptivo.
  • No tengas relaciones sexuales sin protección, aunque pienses que estás en un día del ciclo “seguro”, la ovulación no siempre se produce los mismos días. Por distintas causas, puede adelantarse o retrasarse de un mes a otro. Confiar en que no se es fértil en los días anteriores o posteriores a la regla es una de las causas más frecuentes de embarazos no deseados.

bloggers2

  • No uses la “píldora del día después” como método anticonceptivo habitual. Recuerda que es un método de urgencia, y solo debería usarse si se ha mantenido una relación sexual sin estar protegida, en caso de agresión sexual o cuando el método habitual ha fallado.
  • No utilices espermicidas como único método anticonceptivo: por sí solos, las cremas y óvulos espermicidas tienen una eficacia moderada. Su indicación es como complemento de otros métodos, como el diafragma.
  • Si usas preservativo, asegúrate de usarlo correctamente. Recuerda que es conveniente comprarlos en sitios de confianza, comprobar su fecha de caducidad y que son de un solo uso. Es fundamental que el hombre se lo ponga antes de la primera penetración. Y debe retirar el pene mientras esté todavía erecto, evitando así que se derrame el contenido del preservativo en tu vagina.
  • No uses lubricantes que puedan dañar los preservativos. Si estás interesada en utilizar lubricantes, consulta con tu médico cuáles puedes usar. Hay algunos, como la vaselina, los aceites minerales o vegetales, o las cremas para niños, que pueden dañar los condones.
  • Los anticonceptivos hormonales siempre deben estar prescritos por un médico. No dudes en consultar a tu médico para que decidáis cuál es el método más apropiado para ti.
  • Sigue las indicaciones de tu ginecólogo y ve a las revisiones periódicas, tanto si estás tomando la píldora, como si has optado por otros métodos. Con algunos, como el DIU o la histeroscopia (método Essure), no se pueden mantener relaciones sexuales sin protección durante un tiempo. Tu ginecólogo te confirmará cuándo estás verdaderamente protegida.
  • Si no tienes pareja estable y tomas la píldora, utiliza el doble método. Especialmente, si tienes más de una pareja sexual, es conveniente que también utilices preservativo. Así, tendrás la fiabilidad anticonceptiva de la píldora más la protección del preservativo frente a las infecciones de transmisión sexual.
  • No confíes en métodos poco eficaces, como la “marcha atrás”. Por más que te digan lo contrario, este método es poco o nada eficaz, en primer lugar porque requiere un autocontrol por parte del chico que es muy difícil de conseguir y, en segundo, porque antes de la eyaculación los chicos segregan unas gotitas del llamado líquido preseminal que puede tener espermatozoides, por lo que es posible que te quedes embarazada. Además, este tipo de métodos no previenen las infecciones de transmisión sexual.
  • Mantente informada acerca de los métodos anticonceptivos. A lo largo de tu vida, es posible que la conveniencia de un método anticonceptivo u otro varíe. Además, a lo largo de los años, los métodos pueden perfeccionarse o aparecer otros nuevos, por lo que es aconsejable mantenerse actualizada.
  • Busca información de fuentes fiables y de calidad. La fuente más fiable no es Google, sino tu médico. Pero, además, sí que existen páginas web de confianza donde podrás mantenerte bien informada, como, por ejemplo, la de la Sociedad Española de Contracepción: http://www.sec.es, la de la Federación de Planificación Familiar Estatal: http://www.fpfe.org/ o la de la Sociedad Española de Ginegología y Obstetricia: http://www.sego.es/.