4 maneras de reducir residuos en la higiene íntima

Estamos en la era de la ecología. Le decimos adiós a las bolsas de plástico en el supermercado. Aumenta la conciencia del reciclaje. Utilizamos cremas y productos que respetan el medio ambiente y a los animales. Entonces, ¿por qué no vamos a pensar también en la reducción de residuos en la higiene íntima?

¿Has pensado alguna vez la cantidad de tampones, compresas, toallitas y salvaslips que gastas a lo largo de tu vida?

Se estima que una mujer a lo largo de su vida puede usar alrededor de 6.000 tampones o 8.000 compresas, más o menos unos 6 kg de basura al año (Fuente: Agencia catalana de Residuos). Por no hablar de ESAS MUJERES que arrojan estos deshechos al lugar incorrecto, provocando daños irreversibles en la naturaleza.  

Hoy os vamos a proponer cuatro ideas para que contribuyamos a la reducción de residuos desechables en la higiene personal durante el ciclo menstrual:

  1. Copa Menstrual

Es un recipiente en forma de vaso que se introduce en la vagina y retiene el flujo de la sangre. Se vacía y se vuelve a colocar tantas veces como sea necesario. Seguramente es el sistema reutilizable más usado. Se pueden encontrar de medidas, materiales y colores variados. Están en muchas farmacias y ahora ya hay de fabricación de proximidad.

  1. Píldora que te permite tener menos reglas

No solo permite reducir considerablemente los residuos, sino que aporta una gran comodidad al ofrecer, al mismo tiempo, un método anticonceptivo absolutamente fiable y la posibilidad de tener menos reglas al año. Muchas mujeres no saben que los sangrados que tienen cuando toman la píldora son artificiales y se deben a un tema cultural. Por eso, el eliminar algunos ciclos menstruales no supone ningún riesgo ni para la salud ni para una futura fertilidad

  1. Bragas absorbentes

Existen desde hace tiempo, pero fue recientemente cuando por primera vez una marca española las comercializó. Seguro que ya has oído hablar de las Cocoro, unas braguitas (en formato clásico, tanga, culotte…) capaces de absorber tu flujo menstrual y que tienen un coste desde 22,90 € con una duración media de 2 años de lavados.

  1. Esponjas marinas

Las esponjas marinas menstruales son la solución ideal para mujeres que buscan un método de retención interno distinto del tampón de un solo uso y la copa menstrual. No son el sistema reutilizable más extendido, pero para muchas mujeres ha significado un auténtico descubrimiento. También hay esponjas sintéticas para el mismo uso, pero no son reutilizables y, por lo tanto, no suponen un recurso interesante desde el punto de vista del consumo consciente. Las marinas, en cambio, pueden utilizarse durante seis meses, son un recurso renovable y, cuando ya no nos sirven, se pueden compostar.

 

Fuentes: Opcions.org